Getlife

Todo lo que necesitas saber sobre el contrato de un seguro de vida

contrato seguro vida

Cuando te decides a contratar un seguro de vida para la protección de tu familia, es importante que escojas la póliza que mejor se adapte a tus necesidades. Para eso es importante que te fijes bien en las condiciones que te da la entidad aseguradora y que a la hora del contrato sepas bien lo que estás firmando. Es por este motivo, que te contamos todo lo que necesitas saber sobre el contrato de seguro de vida. Si no sabes muy bien de que tratan estos seguro, puedes ver qué es un seguro de vida.

Contrato de seguro y póliza ¿Son lo mismo?

En primer lugar, es importante marcar la diferencia entre estas dos palabras que suelen utilizarse indistintamente muchas veces. El contrato de seguro de vida y la póliza de seguro de vida son dos conceptos relacionados entre sí, pero que no son exactamente lo mismo.

Contrato de seguro

Se entiende por contrato de seguro al acuerdo existente entre la entidad aseguradora y el asegurado, en el que se refleja la obligación de la aseguradora de realizar el pago de la indemnización si se produce la eventualidad determinada en el contrato. En este contrato también se reflejan las obligaciones del asegurado del pago de la prima durante el plazo determinado.

Según la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro, encargada de la regulación de las obligaciones y derechos de asegurado y aseguradora, se define como: “El contrato de seguro es aquél por el que el asegurador se obliga, mediante el cobro de una prima y para el caso de que se produzca el evento cuyo riesgo es objeto de cobertura, a indemnizar, dentro de los límites pactados, el daño producido al asegurado o a satisfacer un capital, una renta u otras prestaciones convenidas.

Póliza de seguro

Por otro lado, la póliza de seguro es el documento en el que se pone por escrito el acuerdo del contrato. En ella se regulan las relaciones del contrato entre el asegurador y el asegurado y las condiciones generales, particulares y especiales.

Para entender mejor la diferencia entre estos conceptos, se podría decir que el contrato es el documento que firma el asegurado donde pueden verse las obligaciones y derechos de cada uno. Y este contrato se formaliza a través de la póliza, que contiene además todas las condiciones generales, particulares y específicas.

¿Qué se incluye en el contrato de seguro de vida?

El contrato de seguro de vida debe incluir siempre a los elementos personales, es decir, las personas físicas o jurídicas que intervienen en este contrato, los elementos formales, que son los documentos importantes que se necesitan para la firma del contrato, y los elementos reales, es decir las condiciones particulares del seguro como es por ejemplo el riesgo que se cubre, el capital, las primas, etc.

Elementos personales del contrato de seguro de vida

Para formalizar un contrato de seguro de vida, es necesario que queden bien claras las personas que intervienen en él y todos sus datos. Estos elementos tendrán un papel importante, unos derechos y, algunos de ellos, también obligaciones. Estos elementos personales son: el asegurador, el tomador, el asegurado y el beneficiario.

Asegurador

Se trata una de las partes que firma el contrato y que tiene la obligación del pago de la indemnización al beneficiario (lo que todos conocemos como la aseguradora), a cambio de una prima, en el caso de que sucedan los incidentes que se acuerdan en el contrato, como es el fallecimiento en el caso de un seguro de vida.

Tomador

El tomador es la persona que contrata el seguro de vida y que por ello recibe también la condición de asegurado, salvo que se especifique un tomador diferente al asegurado. Junto al asegurador, es uno de los elementos personales que firma el contrato, que asume unas obligaciones y obtendrá unos derechos. Las obligaciones en este caso son las del pago de la prima correspondiente al asegurador.

Asegurado

El asegurado es la persona expuesta al riesgo sobre la que se contrata el seguro. En el caso de un seguro de vida, será la persona a la que se le cubra el fallecimiento. Así, en el momento en el que el asegurado fallece, la aseguradora deberá pagar la indemnización al beneficiario. La figura del asegurado puede coincidir o no con el tomador del seguro.

Beneficiario

El beneficiario es la persona física o jurídica que recibirá la indemnización en el caso de que el incidente cubierto en el contrato tenga lugar. Se trata de la persona que recibirá el capital asegurado cuando se produzca el siniestro. En los seguros de vida, el beneficiario es quien recibe el capital cubierto en el caso del fallecimiento de la persona asegurada, que suele ser un familiar.

Según se estipula en la Ley de Contrato de Seguro, la elección del beneficiario, debe hacerla el tomador y no se necesita la aprobación de la entidad aseguradora.

Elementos formales del contrato de seguro de vida

Para la firma del contrato del seguro son necesarios algunos documentos. En estos documentos se ponen por escrito las condiciones que se pactan y las partes o personas que tienen un papel importante en el acuerdo. Uno de estos documentos necesarios para la firma del contrato es la propuesta de seguro, donde la entidad aseguradora hace una oferta a un posible cliente con el objetivo de firmar el contrato.

El documento más importante dentro de los elementos formales será la póliza. Como ya hemos explicado, la póliza es el documento que refleja el acuerdo del contrato y en el que se pueden ver todas las condiciones.

Elementos reales del contrato

Riesgos cubiertos o garantías

Uno de los principales elementos que debe aparecer en el contrato es el riesgo asegurado. El contrato debe señalar cuál es el suceso que cubre el seguro y que dará lugar al pago de la indemnización por parte del asegurador. Lo que se cubre en los seguros es realmente la posibilidad de que un hecho suceda. Si el incidente no se da durante la duración del contrato, nunca se pagará la indemnización.

En los Seguros de Vida Riesgo, debe quedar claro si se cubre solo el fallecimiento por cualquier causa o si se incluirán también riesgos adicionales como pueden ser la incapacidad permanente, el fallecimiento o incapacidad por accidente o la enfermedad grave.

Existen también lo que se conoce como tiempos de carencia, que son límites temporales o períodos en los que no se cubre al asegurado. Un ejemplo de esto es no cubrir el suicidio durante el primer año del seguro de vida, para evitar que una persona lo contrate cuando tiene pensado suicidarse.

Capital cubierto

El capital es la cantidad de dinero que se asegura y que el asegurador deberá pagar como indemnización al beneficiario en caso de que se produzca el siniestro. La cantidad de capital a asegurar dependerá de la situación de cada persona y sus necesidades.

El capital recomendable para un seguro de vida se calculará multiplicando por 10 el sueldo anual del asegurado. Esto se debe a que si el asegurado fallece, sus seres queridos podrán contar con una cantidad de dinero similar a lo que serían 10 años de sus ingresos.

Primas

Las primas son el precio o cantidad de dinero que deberá pagar el tomador del seguro al asegurador a cambio de la cobertura. El pago de las primas es la obligación principal del tomador. También se deben dejar reflejadas en el contrato las formas de pago y la existencia de recargos e intereses.

El precio de las primas depende de diferentes factores, uno de los principales es la edad del asegurado. Con el seguro online de Getlife, las primas de tu seguro de vida serán muy bajas. ¿Sabías que puedes proteger a tu familia por 3€ al mes?

calcular primas seguro vida

Duración

El tiempo que dura el contrato dependerá de la entidad aseguradora. En la mayoría de ocasiones, como ocurre en Getlife, el contrato de Seguro de vida es anual y se irá renovando automáticamente si no se informa de su cancelación. Si se decidiese cancelar el seguro, muchas aseguradoras te obligan a esperar al final del contrato de ese año. En el caso de Getlife, al no tener permanencia, se podrá cancelar en el momento que el tomador quiera.

Además, en el contrato se estipula la duración de la póliza, es decir, el período durante el cual el asegurado está cubierto. Suele ser un lapso de tiempo de 15, 20 o 30 años, dependiendo del producto elegido y la entidad aseguradora.

Exclusiones

Las exclusiones son causas excepcionales que no están cubiertas por el seguro. Los seguros de vida cubren el riesgo de fallecimiento del asegurado, sin embargo, se pueden encontrar algunas situaciones concretas, en los que el asegurador no estará obligado a pagar la indemnización, cuando tiene lugar el suceso.

Las exclusiones variarán según la entidad aseguradora y el producto que se quiera contratar. Algunas de exclusiones comunes del contrato de seguro de vida son: el suicidio (sobre todo durante el primero año), actos delictivos, actos imprudentes (como puede ser el consumo de sustancias estupefacientes o bebidas alcohólicas), deportes de riesgo, trabajos de alto riesgo, muerte ocasionada por el beneficiario o riesgos cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguros (fenómenos naturales, hechos violentos, etc.).

Contrata el seguro de vida adecuado

Según lo estipulado en el contrato de seguro de vida, se cubrirán más o menos riesgos y tendrán diferentes condiciones. Para conseguir una mayor tranquilidad y proteger a tu familia, el seguro online de Getlife te ofrece un contrato sin permanencia ni letra pequeña, que podrás conseguir en menos de 5 minutos.

Calcula tu precio

Asegúrate en 2 minutos 100% online, aprobamos tu solicitud de forma instantánea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *