Getlife

¿Quién cobra un seguro de vida sin beneficiario?

seguro vida sin beneficiario

Aquellas personas que contratan un seguro de vida suelen hacerlo pensando en sus familiares y allegados, pues cobrar la indemnización en caso de su fallecimiento puede ser una gran tabla de salvación. Para ello, se debe designar quiénes serán los beneficiarios de dicho seguro. Sin embargo, esto no es obligatorio y, por tanto, no siempre sucede. En esos casos es importante saber quién cobra un seguro de vida sin beneficiario.

Seguro de vida ¿Quién es el Beneficiario?

El beneficiario de un seguro de vida es aquella persona que, llegado el fallecimiento de la persona asegurada, cobraría la indemnización, es decir, el capital asegurado. Lo habitual es que este sea designado por el tomador de la póliza.

En caso de que los beneficiarios sean varios, la indemnización se repartirá a partes iguales entre los mismos, siempre y cuando el tomador no haya establecido, de forma expresa, otra forma de repartir las cantidades.

Es importante tener en cuenta que los menores de edad pueden ser beneficiarios de una póliza, pero si tienen menos de 16 años y no están emancipados, su tutor legal será quien gestione el capital recibido hasta que cumplan la mayoría de edad.

Seguro de vida: beneficiario no familiar

El beneficiario de un seguro de vida puede ser cualquier persona que haya sido designada como tal por el tomador, pudiendo ser miembro de su familia o no. Es decir, que puedes ser el beneficiario de un seguro de vida sin tener parentesco con el asegurado de la póliza.
Es cierto que en la mayoría de los casos esto es lo más común, pero hay ocasiones en las que las personas señalan como beneficiarios de su póliza a amigos, instituciones, etc.

¿Se puede cambiar el beneficiario de un seguro?

El tomador puede cambiar en cualquier momento al beneficiario o beneficiarios que hubiese asignado para el seguro contratado. Además, puede hacerlo si necesidad de contar con el consentimiento de la aseguradora. Para ello, lo más esencial es que la póliza esté activa y que la designación previa no se hubiese hecho con carácter irrevocable.

Dicho cambio se puede incluir en la póliza del seguro, en una declaración escrita transmitida a la aseguradora y/o incluyéndolo en el testamento.

Por último, cabe aclarar que la designación de un beneficiario se puede anular en cualquier momento. De este punto se deduce que no es obligatorio designar un beneficiario para tu póliza, aunque hacerlo siempre es lo más recomendable, incluso sin ser en el momento preciso de la contratación de la póliza.

Con el seguro de vida de Getlife podrás realizar los cambios de beneficiario, garantías y capital desde tu panel de control de forma completamente online y en unos minutos.

Cómo designar al beneficiario del seguro de vida

A nivel personal, el tomador de un seguro suele pensar en aquellas personas que más podrían necesitar el capital en caso de fallecimiento del asegurado.

Por su parte, la ley prevé dos maneras de designar al beneficiario o beneficiarios de los seguros de vida.

  • Designación del beneficiario en la póliza del seguro de vida. Habitualmente se hace en el momento de la contratación, aunque como hemos visto puede llevarse a cabo más adelante o modificarse. En la designación se podrá señalar al beneficiario o los beneficiarios de forma expresa, con su nombre y apellidos, o de manera genérica, estableciendo solo su relación de parentesco (hijos o cónyuge, por ejemplo). También se podrá señalar la cantidad de capital que recibirá cada uno.
  • Designación del beneficiario en el testamento de forma expresa.

Pero, ¿qué pasa si no hay designación de beneficiarios en un seguro de vida? En esos casos hay que tener claro que el capital asegurado no se pierde.

¿Qué pasa si no hay beneficiarios en un seguro de vida?

Cuando en un seguro de vida no aparece señalizado un beneficiario, hay que seguir lo marcado por las normas establecidas en el boletín de adhesión de la póliza, las cuales suelen establecer quiénes serán los beneficiarios en orden preferente y excluyente:

  1. Los beneficiarios serían los hijos supervivientes de la persona asegurada.
  2. De no haber hijos, los beneficiarios podrían ser los padres del asegurado, repartiéndose el capital a partes iguales o, en caso de solo sobrevivir solo uno, recibiendo este su totalidad.
  3. En tercer lugar, lo recibiría el cónyuge superviviente en el momento en el que se produzca el fallecimiento del asegurado.

Cuando no sea posible confirmar como beneficiario de un seguro de vida a ninguna de las personas mencionadas anteriormente, ni existan otro tipo de normas a seguir, habría que cumplir lo que señala la Ley del Contrato de Seguro. Según esta, el capital pasaría a formar parte del patrimonio del tomador. En ese sentido, se entiende que si tomador y asegurado son la misma persona, los beneficiarios serían sus herederos legales.

que pasa si no hay beneficiario

Diferencia entre heredero y beneficiario en un seguro de vida

Es importante aclarar que no es lo mismo hablar de herederos que de beneficiarios de un seguro de vida.

Los beneficiarios de un seguro de vida serán aquellas personas designadas como tal por el tomador del seguro para cobrar la indemnización. Estas pueden coincidir o no con los herederos legales del asegurado, puesto que un beneficiario asignado puede ser una persona completamente ajena a la familia.

Herederos legales del seguro de vida

Aclarado lo anterior, para que herederos y beneficiarios coincidan se debe dar uno de estos supuestos:

  • Que las personas designadas como beneficiarias de una póliza coincidan sean los herederos legales.
  • Que no se hayan asignado beneficiarios, no existan reglas sobre su asignación y, por lo tanto, atendiendo a la Ley de Contrato del Seguro, el capital pase a formar parte de una herencia.

En conclusión, desde el momento en el que se designa un beneficiario o existe una regla de designación, aquellos herederos no señalados como beneficiarios de un seguro de vida no cobrarían este ni podrían reclamarlo.

Cómo cobrar un seguro de vida sin beneficiario

Explicado todo lo anterior, pasemos a considerar cómo cobrar un seguro de vida sin beneficiario.

Un seguro de vida sin beneficiario no es un seguro cuyo cobro no se vaya a realizar. Como se ha visto, si no hay una designación expresa o genérica de beneficiarios, se seguirán las normas establecidas.

Si se llega al punto de que el capital del seguro pasa a formar parte del patrimonio del tomador, el seguro de vida se cobrará por parte de los herederos mediante la herencia, tal y como se estipule en el testamento. Eso sí, para ello se deberá haber liquidado el Impuesto de Sucesiones y presentar la designación de herederos ante un notario.

Sin embargo, si no es necesario llegar a este paso, puesto que existe hijos, padres o cónyuge que puedan cobrar el seguro, serán estos los encargados de solicitarlo.

Pasos para cobrar el seguro de vida sin beneficiario

Para empezar, lo ideal es que, ante la existencia de un seguro de vida, el asegurado informe de este hecho a sus familiares más cercanos, especialmente si son beneficiarios. De esta forma, el primer paso para cobrar la indemnización será comunicar el fallecimiento a la compañía aseguradora en un máximo de 7 días si quieren reclamar la indemnización.

Aun así, la realidad es que a veces los familiares de una persona fallecida desconocen si esta contaba con un seguro de vida y, por ende, tampoco saben si tendrían derecho a cobrar el capital asegurado.

cobrar seguro vida sin beneficiario

Cómo saber quién es el beneficiario de un seguro de vida

Para solucionar estas dudas existe el Registro de Seguros de Vida, entidad que recoge esta información y a la que se puede solicitar el Certificado del Seguro de Fallecimiento. Este es el documento legal que indica si un fallecido contaba con una póliza de este tipo.

Sin embargo, dicho certificado no determina quiénes son los beneficiarios de una póliza. Por ello, se deberá acudir con el mismo a la aseguradora, la cual sí que aparecerá reflejada, para confirmar si se es el beneficiario de la póliza.

Esto es muy importante, pues la compañía aseguradora solo procederá al pago de la indemnización si el beneficiario reclama el cobro y, para ello, evidentemente, el beneficiario debe tener constancia de que lo es.

A partir de ahí, para cobrar un seguro de vida, habrá que realizar la notificación correspondiente a la propia aseguradora y presentar la documentación necesaria.

¿Quién cobra un seguro de vida si el beneficiario ha fallecido?

Lo recomendable siempre es designar a más de un beneficiario, como mínimo a dos. De esta manera, si uno falleciese el otro cobraría el capital completo.

Sin embargo, imaginemos que se desconocía la existencia de un seguro de vida, se confirma que así era y resulta que el beneficiario ya no vive. En ese caso, ¿quién cobra un seguro de vida sin beneficiario, puesto que este ha fallecido?

Si se diese esa realidad, los derechos volverían al tomador y este podría elegir a otro beneficiario.

Quién cobra un seguro de vida si asegurado y beneficiario fallecen a la vez

Supongamos que tomador y asegurado es la misma persona y esta fallece a la vez que el beneficiario de su seguro de vida. En esos casos, el capital iría a parar al patrimonio de la persona asegurada y serían sus herederos quienes lo cobrarían por herencia.

 

Si contratas un seguro de vida, lo ideal es que en ese mismo instante ya pienses en aquellas personas que pueden ser beneficiarias del mismo. Además, con Getlife la contratación es tan sencilla y contarás con tanta ayuda que no te tendrás que preocupar por mucho más.

Calcula tu precio

Asegúrate en 2 minutos 100% online, aprobamos tu solicitud de forma instantánea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *