Getlife

Diferencias entre un seguro de vida y un seguro de decesos

diferencia seguro vida y decesos

El fallecimiento de un ser querido o el nuestro propio es un tema del que no nos gusta ni hablar, ni pensar. Sin embargo, existen diferentes productos que cubren unas necesidades que surgen debido a este hecho. Dos de ellos son el seguro de vida y el seguro de decesos (o seguro de muerte).

Es muy habitual confundir los seguros de vida y los seguros de decesos. Ambas pólizas cubren el fallecimiento de la persona asegurada y tratan de hacer que sea más fácil esta situación para sus seres queridos. Sin embargo, las garantías y servicios que ofrecen estas pólizas son muy diferentes. A continuación, vamos a ver que son y que cubre cada uno de ellos y en qué se diferencian.

¿Es lo mismo un seguro de vida que de decesos?

No. Un seguro de vida no es lo mismo que un seguro de decesos, también conocido como seguro de muerte. Aunque los dos seguros se activan en el momento del fallecimiento del asegurado, están destinados a objetivos diferentes.

El seguro de decesos está dirigido a cubrir todos los gastos funerarios o de sepelio, para que tus seres queridos no tengan que preocuparse de ellos. Sin embargo, los seguros de vida cubren un capital, que en el caso del fallecimiento del asegurado será otorgado como indemnización a tus familiares, que podrán gastarlo en lo que necesiten, incluidos los gastos funerarios.

Por tanto, no se trata de un mismo producto asegurador, aunque pueden ser complementarios. De hecho, en muchas ocasiones, los seguros de vida pueden incluir un seguro de decesos.

Aquí puedes descubrir más sobre qué es un seguro de vida y todo lo relacionado con este producto, como sus coberturas y su precio.

¿Qué es un seguro de vida riesgo?

Un seguro de vida es un producto asegurador personal que cubre el fallecimiento de la persona asegurada. El objetivo de esta póliza es que tus familiares reciban un apoyo económico extra que les servirá para cubrir diferentes gastos, como puede ser los estudios, la hipoteca o los gastos diarios necesarios.

El funcionamiento del seguro de vida es muy sencillo. Mientras tú pagues una prima (mensual, trimestral, semestral o anual), estarás cubierto. Si se produce tu fallecimiento, la aseguradora deberá pagar el capital contratado a la persona que tú elijas, y ellos podrán usar ese dinero como quieran.

¿Qué es lo que cubre un seguro de vida riesgo?

Las pólizas de vida cubren, como ya hemos dicho, el fallecimiento de la persona asegurada, ya sea de forma natural o por un accidente. Además, también pueden añadirse otras garantías complementarias. La más común es la Incapacidad Permanente y Absoluta, en la que será el asegurado quien cobre la indemnización si queda inválido y no puede volver a trabajar nunca más.

También existen otras garantías complementarias que puedes contratar. La enfermedad grave, que podrá recibirse por ejemplo un anticipo de capital para pagar el tratamiento y otros gastos ocasionados. Y el doble o triple capital en casos de accidente.

¿Qué no cubre el seguro de vida riesgo?

Aunque los seguros de vida cubren el fallecimiento del asegurado, hay algunas situaciones que no se encuentran cubiertas por la póliza. Son las llamadas exclusiones del seguro de vida.

Algo muy común es que un seguro de vida no te cubra el fallecimiento realizando deportes de riesgo, o tenga un periodo de carencia de un año en situaciones como el suicidio del asegurado (para evitar fraudes). Además, también será una exclusión en todas las pólizas de vida los riesgos cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguros.

¿Qué es un seguro de decesos o seguro de muerte?

El seguro de decesos o seguro de muerte, es la póliza especializada que tiene como objetivo cubrir los gastos de los servicios funerarios cuando el asegurado fallece. También gestiona todos los trámites necesarios para que tus familiares no tengan que preocuparse por nada de ello.

Cuando contratas esta póliza, la aseguradora cubrirá todos los gastos que son consecuencia del fallecimiento como el traslado, la incineración, el entierro, el tanatorio, etc. Esta póliza suele ofrecer además ayuda psicológica para los familiares.

¿Qué cubre el seguro de decesos?

Como en todos los seguros, es importante conocer bien las coberturas de nuestro seguro, que deben estar siempre reflejadas en el contrato. Además de las garantías básicas y principales, como en todas las pólizas, sea de vida o no vida, pueden añadirse algunos servicios y garantías complementarias. En el caso de los seguros de decesos, cubren:

  • Los gastos funerarios o de sepelio como puede ser el tanatorio, el ataúd, incineración, el entierro, las flores o las esquelas.
  • Es común y muy útil contratar un servicio de gestión de documentos y todos los trámites administrativos.
  • Como garantías complementarias, tienes que fijarte bien si cubre situaciones como, por ejemplo, la repatriación, es decir el traslado internacional o nacional.
  • Otros gastos que pueden venir en algunas ocasiones, unidos al fallecimiento del asegurado, por ejemplo, el médico forense.
  • En el seguro de decesos, cuando contratas la garantía de asistencia en viajes, cubrirá a todos los acompañantes, incluidos a niños menores de edad.
  • También suele cubrir y asumir los gastos de la ayuda psicológica a los familiares por la defunción del asegurado.

La aseguradora con la que contrates el seguro de decesos, se encargará de los gastos siempre hasta un límite de dinero (por ejemplo 4.000 € o 5.000 €). Si todos los gastos y gestiones superan la cantidad acordada, serán los familiares del asegurado los que deberán pagar la cantidad restante.

Diferencias entre el seguro de vida y seguro de muerte o decesos

Los seguros de vida riesgo y los seguros de deceso son seguros de ramo vida que se contratan para proteger a tus familiares con una indemnización en el caso de tu fallecimiento. Sin embargo, se trata de dos productos muy diferentes debido a sus garantías y servicios, la cantidad asegurada y la prima a pagar.

diferencia seguro vida seguro muerte

  • La principal diferencia que se puede señalar es la cobertura de la póliza. Como hemos dicho en puntos anteriores, el seguro de vida se contrata con el objetivo de ser un apoyo económico para tus familiares que les durará unos años. Sin embargo, el seguro de decesos trata de prestar un servicio para ayudar a tus seres queridos en el momento del fallecimiento, y eliminar las preocupaciones de los gastos de sepelio y de todas las gestiones que se deben realizar.
  • Las garantías cubiertas y prestaciones. En los seguros de vida, además del fallecimiento, pueden estar cubiertas garantías como la enfermedad grave y la Incapacidad Permanente y absoluta, en los que se pagará la indemnización al asegurado, si se da alguna de esas situaciones. Los seguros de decesos o de muerte, como su nombre indica, solo incluyen garantías por el fallecimiento del asegurado. Pudiéndose añadir servicios como asistencia psicológica de los familiares, traslado del fallecido, conservación del ADN, etc.
  • La cantidad de capital asegurado. En cuanto a la cantidad de dinero que cubre el seguro hay una gran diferencia. En los seguros de vida el asegurado podrá elegir la cantidad de dinero que contratar que luego recibirán sus familiares si ocurre el suceso. Esta cantidad es bastante alta. Con Getlife puede ir de los 30.000 € a los 500.000 €. Por otro lado, en los seguros de decesos es la entidad aseguradora la que decide el dinero a contratar según los servicios escogidos y el lugar donde será el sepelio (suele ser una cantidad entre los 3.500 € y los 10.000 €).
  • En ambas pólizas, tú, como asegurado, podrás decidir si contratar más o menos de lo recomendado por la aseguradora. Si contratas un seguros de vida esa indemnización irá destinada a tus familiares. En el caso de los seguros de muerte o decesos, si eliges menos dinero y finalmente los gastos son mayores, serán tus familiares quienes deberán cubrir esa parte que falta. Y si contratas un capital más alto, el dinero sobrante lo recibirán tus seres queridos.
  • La prima a pagar. En los seguros de vida, aunque existen otras modalidades, la prima a pagar suele ser creciente (ya que varía por la edad del asegurado). Sin embargo, en los seguros de decesos, es bastante más común fijar una prima o hacer un pago de prima única. Además, en los seguros de decesos, debido a la cláusula de actualización, el capital asegurado suele ser cambiante y, por tanto, el precio a pagar también varía. En el caso de los seguros de vida la cantidad asegurada no cambiará a no ser que lo decida el asegurado.
  • Proceso para comunicar el siniestro. En el caso de los seguros de vida, es imprescindible avisar a la aseguradora en un plazo de 7 días tras el fallecimiento del asegurado. Además, la reclamación de la indemnización deberá realizarla el beneficiario de dicha póliza. Por el contrario, en los seguros de decesos, no tendrá importancia quién es la persona comunica el suceso.
  • Edad mínima y máxima para contratar el seguro. Para un seguro de decesos no existe una edad mínima, sin embargo, no podrá tener un seguro de vida un niño menor de 14 años. En cuanto a la edad máxima, la del seguro de decesos suele ser un poquito más alta. Mientras que la contratación de un seguro de decesos se suele poder hacer hasta los 79 años, en los seguros de vida, no suele superar los 70.

¿Cuánto cuestan los seguros de decesos y de los seguros de vida?

Los precios de las primas de los seguros de ramo vida (como son los seguros de vida y los de decesos) varían en función de la situación y las circunstancias de cada persona. Es por este motivo que no podemos hablar de una cantidad exacta.

Es importante tener en cuenta, que ambas pólizas son más baratas al contratarlas siendo joven. Sin embargo, contratar un seguro de decesos tiene más sentido cuando eres más mayor. Piensa que el seguro de decesos cubre alrededor de 5.000 € de gastos. Si pagas este seguro desde los 30, por ejemplo, y falleces 40 años después, habrás pagado en primas el triple de lo que va a costar el entierro.

Seguros de decesos – precios

El precio de las primas de los seguros de decesos dependen de diversos factores, como son la cantidad de dinero que cubre el seguro (alrededor de 5.000 €, dependerá de lo que considere la entidad aseguradora), los servicios adicionales que se decidan contratar y la edad del asegurado. Además, algo destacable de este tipo de seguro en España, es que el precio es diferente dependiendo de la comunidad autónoma en la que resida el asegurado.

Hay que tener en cuenta también la modalidad de prima que escogerás. Ya que puedes decidirte por:

  • Un seguro de decesos con prima única, en el que pagarás todo al contratar la póliza.
  • Una póliza con prima constante, en la que se hará un cálculo medio y siempre pagarás lo mismo.
  • Un seguro de muerte con prima creciente, en la que el precio de la prima irá aumentando anualmente con relación a la edad del asegurado.

seguro decesos precios

Seguro de vida – precio

Al igual que en los seguros de decesos, el precio de las primas del seguro de vida variarán según las circunstancias del asegurado. Así, el precio de la póliza va a depender de la cantidad de capital asegurado, si se añaden o no garantías complementarias como la Incapacidad Permanente y Absoluta, las respuestas a un cuestionario de salud y tu edad.

Te contamos aquí cómo se calcula la prima de un seguro de vida.

Opiniones de los seguros de decesos y los de vida

Como en todo, existen diversas opiniones sobre los seguros de decesos y los seguros de vida. Hay personas que consideran que es conveniente contratar ambos seguros para una mayor protección de tus seres queridos. Además, estos dos seguros son productos diferentes destinados a cosas distintas.

Así combinando ambas pólizas, tus familiares no tendrán que preocuparse por los trámites y gastos del fallecimiento gracias al seguro de decesos y, además, recibirán el apoyo económico que les proporciona el seguro de vida.

Existen otras opiniones. Hay personas que consideran, que un seguro de decesos no es necesario teniendo un seguro de vida, ya que con solo este último, también puedes cubrir los gastos de sepelio. O que realmente es mejor tener solo un seguro de decesos, para cubrir los gastos funerarios y que se encarguen de las gestiones, ya que su familia no necesita un apoyo económico, pero quiere facilitarles ese momento.

Seguro de vida riesgo o seguro de decesos. Cuál elegir

Depende de las necesidades que quieras cubrir, será más conveniente para ti un seguro de vida o un seguro de decesos. Debes tener en cuenta, que con un seguro de vida también se podrán cubrir los gastos de sepelio. Y además, sobrará una gran parte para el resto de gastos de tus familiares.

Por ejemplo, con el seguro de vida de Getlife podrás contratar un capital que va desde los 30.000 € a los 500.000 €. Podrás elegir la cantidad dependiendo de las necesidades de tu familia y su situación. Los gastos funerarios suelen costar entre 3.500 € y 8.000 € (pueden llegar a los 10.000 €), dependiendo de los servicios escogidos. Por tanto, una parte de tu póliza de vida puede ir destinada a estos gastos y el resto a lo que tus seres queridos quieran y necesiten.

Lo importante a la hora de elegir un seguro de vida o uno de decesos, es ser consciente de la situación y necesidades de tus familiares si algo te ocurre. Teniendo esto en cuenta, podrás decidir qué seguros son los que más te convienen.

Calcula tu precio

Asegúrate en 2 minutos 100% online, aprobamos tu solicitud de forma instantánea. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *