Getlife

¿Cómo cambiar de compañía de seguros? – El Cambiazo!

como cambiar compañía seguros

Realizar un cambio de aseguradora es posible, sin importar el tipo de seguro que tengas contratado. Además, no es un trámite que resulte complicado, aunque es entendible que el desconocimiento pueda hacer que sí lo parezca. Para evitar problemas y quebraderos de cabeza, debes tener presente algunos detalles y pasos a seguir.

¿Por qué realizar un cambio de compañía de seguros?

Los motivos que llevan a una persona a desear cambiar de compañía de seguros pueden ser múltiples. Entre los más comunes se encuentran:

  • El precio de la prima es muy elevado y hay otras aseguradoras que ofrecen lo mismo con un coste inferior.
  • La compañía hace cambios en sus condiciones que no son favorables para el asegurado.
  • Las circunstancias (vitales, familiares, de hogar, etc.) del asegurado cambian y su seguro ya no le compensa. Por ejemplo, las coberturas que ofrece su seguro ya no encajan con su situación.
  • El asegurado está descontento con la compañía debido a una mala gestión de los problemas, una atención al cliente deficiente, etc.
  • En la contratación no se recibió el asesoramiento adecuado y se contrató con muchas dudas que no han sido resueltas.
  • La persona asegurada recibe la recomendación de otro seguro por parte de gente de su círculo de confianza.

Sea por el motivo que sea, el cambio de seguro es un derecho del asegurado.

¿Puedo cambiar de compañía de seguros cuando quiera?

Esta es una de las primeras dudas que surgen cuando se quiere pasar de una entidad a otra. ¿Puedo hacer el cambio de aseguradora en cualquier momento? Lo cierto es que normalmente no o, al menos, no sin consecuencias.

Las pólizas de seguro tienen una vigencia establecida y su renovación suele ser anual.

Con el fin de llevar a cabo un cambio de compañía de seguros hay aprovechar dicha fecha de renovación para realizar una no renovación. Es decir, para dar de baja un seguro y contratar otro, lo que hay que hacer es no renovar el primero.

Si se quiere anular la renovación de la póliza, esto debe ser comunicado a la compañía, al menos, 1 mes antes de la fecha estipulada de renovación. Es en ese momento y no después cuando se pueden iniciar los trámites que concluirán con el cambio.

En caso de avisar con menos de un mes de antelación, la aseguradora podría acogerse al contrato para afirmar que el asegurado no cumplió con lo establecido y proceder al cobro de la prima y la renovación de la póliza.

Además de esto, cuando se intente la cancelación en otro momento, por ejemplo, cuando queden 6 meses para la renovación, pueden darse varias circunstancias:

  • Que la compañía no lo permita bajo ninguna circunstancia.
  • Que la compañía lo consienta, pero tendremos que asumir que no recuperemos la prima no beneficiada.

Por último, cabe resaltar que hay situaciones excepcionales que pueden darse en las que esté justificado el cambio de seguro, sin que el asegurado haga un aviso dentro de un plazo establecido. Sin embargo, dichas circunstancias no están bajo el control de la persona asegurada.
Sería el caso, por ejemplo, de un cambio en las condiciones del contrato de forma unilateral sin comunicación previa por parte de la entidad.

Recuerda que en Getlife tu póliza no tiene permanencia, por lo que podrás cancelar el seguro en el momento que quieras.


¿Qué pasa si te cambias de seguro sin avisar?

No existe la posibilidad de cambiarte de seguro sin avisar. El motivo es que si tu no le expresas a tu antigua compañía el deseo de dar de baja tu póliza, esta se renovará de forma automática.

En caso de que dejes de pagar tu póliza (una opción poco recomendable) cabe la posibilidad de que la compañía decida cancelarte la póliza, sin embargo, es posible que la compañía te reclame el pago e incluso pases a estar en una lista de morosos.

En seguros de vida existe la posibilidad de tener contratado más de una póliza y con diferentes compañías, por lo que si no das el aviso de cancelación, seguirás teniendo la póliza activa y podrías encontrarte con que estás pagando dos seguros de vida al mismo tiempo.

Con Getlife todo esto es más sencillo. Si quieres cambiarte con nosotros, un asesor se encargará por ti de hacer la cancelación de tu antiguo seguro, y hasta que no acabe el contrato, no empezará el que tienes con nosotros. Si lo que quieres es cancelar el seguro de Getlife, podrás hacerlo en el momento que quieras, ya que no tiene permanencia y desde tu área de cliente con un solo clic.

¿Qué hacer para cambiar de compañía de seguros?

Da igual con qué compañía tengas tu seguro ni el tipo que sea: llevar a cabo un cambio de aseguradora, es posible.

Eso sí, es importante que no pases por alto ciertos factores esenciales para que no surja ningún tipo de inconveniente durante el proceso. Especialmente, habrá que prestarle atención a dos detalles fundamentales: los plazos y las formas.

Contacta con un asesor profesional de Getlife si estás interesado en un cambio de seguro de vida.

cambiar compañía seguros

1. Estudia las posibilidades

Si te estás planteando cambiar de compañía de seguros, posiblemente el propio motivo que te haya llevado a pensar en ello es el que te ha motivado a buscar una alternativa.

Si no es así, antes de comenzar los trámites para cambiar de aseguradora, deberías hacerlo. Piensa que el proceso pasará por la no renovación de tu seguro actual. Con lo cual, lo ideal es que tengas seleccionada a la nueva aseguradora antes de que eso suceda.

2. Revisa tu póliza

La póliza de seguro es aquel documento en el que queda por escrito el acuerdo estipulado en un contrato de seguro. En ella se regulan las relaciones de dicho contrato entre asegurado y asegurador, así como las condiciones generales, particulares y especiales.

La firma de dicho contrato supone la aceptación por ambas partes de unos derechos y deberes. Todo ello quedará reflejado en el documento y sus posibles anexos, los cuales deben ser leídos detenidamente antes de la firma.

Esto sacará a relucir las posibles dudas y se podrán plantear para que sean resueltas. No es recomendable firmar si quedan temas que no se han resuelto o hay términos que no terminan de encajar.

Además, con la lectura del contrato también se podrá saber, desde ese momento, cómo actuar si se quiere dar por finalizado y realizar un cambio de aseguradora.

Por ejemplo, además de algunas indicaciones propias que pueda dar cada aseguradora, se podrá comprobar la fecha de vigencia del contrato y tenerla presente para avisar del deseo de no renovarlo.

Por este motivo, no pierdas de vista la póliza de tu seguro, pues será el primer documento a consultar para iniciar el trámite.

3. Consulta la ley

La Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro, es el texto legal que recoge todo lo necesario para regular todos los seguros en España.

Está formada por 109 artículos recogidos en 4 títulos. Estos están dedicados a los diferentes tipos de seguros existentes, a sus condiciones generales y otros detalles esenciales de los mismos.

En dicha ley están recogidas las condiciones para realizar un cambio de seguro, con sus plazos y formas a respetar. Concretamente el artículo 22 es el que hace referencia expresa a la duración y prorroga (o no) de la póliza. Sin embargo, lo ahí expuesto ha sido modificado.

En ese artículo se recoge que los seguros se renovaban de manera automática anualmente, salvo comunicación en contra con una notificación escrita 2 meses antes de la conclusión del periodo de vigencia del contrato.

Sin embargo, la Nueva Ley del Seguro, Disposición Transitoria Decimotercera de la Ley 20/2015 de 14 de julio, modifica ese artículo, dando más derechos al titular del seguro. Con esos beneficios, trámites como el del cambio de aseguradora se pueden hacer con mayor facilidad.

Por ejemplo, desde la entrada en vigor de esa nueva ley el 1 de enero de 2016, el plazo para avisar a la aseguradora es de, al menos, 1 mes de antelación.

4. Expresa tu deseo de finalizar el contrato

Teniendo en cuenta los plazos estipulados en la ley y las fechas y condiciones establecidas en cada póliza en particular, la siguiente cuestión a considerar es comunicar el deseo de no renovación.

No obstante, igual de importante es comunicarlo como la forma en la que se debe hacer.
Dicha notificación debe realizarse por escrito. Los abogados expertos en la materia aseguran que este es un factor esencial para evitar problemas.
Con un documento escrito se tienen evidencias demostrables para responder con seguridad si surge una reclamación o requerimiento legal por parte de la aseguradora.

Lo ideal para ello es recurrir a la carta certificada, el burofax o cualquier otro medio que implique la aceptación y confirmación por parte del receptor de la información.

Además, de esta manera quedará notificado oficialmente tu interés de no renovar la póliza con acuse de recibo, fecha y firma oficial. Esto demostrará, a su vez, el cumplimiento del plazo para ejercer tu derecho de no renovación.

Dentro de esa comunicación, además de expresar claramente el requerimiento, habrá que disponer ciertos datos personales (nombre, apellidos, DNI), así como la información relevante de la póliza, como el número de la misma.

Si tienes una póliza con la entidad que te dio el préstamo para la compra de tu casa, recuerda que también puedes cancelar tu seguro de vida para hipoteca.

5. Contrata el nuevo servicio

Una vez notificada y confirmada la baja por parte de la aseguradora de la que te vas, el siguiente paso para el cambio de compañía será ya contratar el nuevo seguro.

Eso sí, es muy importante que tengas en cuenta los periodos de coberturas. Es decir, el día en que finaliza el seguro anterior y el día que entraría en vigor la nueva póliza. De esta forma evitarás periodos de no cobertura, algo que podría ser muy perjudicial en caso de que un siniestro se produjese en ese momento.

Una vez tengas claro esto, la contratación de un nuevo seguro es realmente sencilla con cualquier compañía, pues siempre ofrecen la máxima comodidad y asesoramiento en todo el proceso.

Problemas que pueden surgir al intentar cambiar de compañía de seguros

Cuando un contrato de seguro se anula siguiendo los detalles explicados (plazos y formas), no deberían existir penalizaciones ni demás problemas. Sin embargo, de no ser así, podrían darse ciertas consecuencias negativas.

Reclamaciones por parte de la aseguradora

Cuando no se realiza la notificación dentro del plazo de rigor (como hemos visto, tiene que ser como mínimo 1 mes antes de la renovación), se puede dar una reclamación por vía judicial por parte de la aseguradora. Con ella intentará demostrar que el asegurado no ha cumplido con su parte del contrato.

El proceso será largo, engorroso y con muchas discusiones. Además, es probable que, dado que la aseguradora se negará a darte de baja, estarás pagando durante un tiempo dos pólizas si te anticipaste en la nueva contratación.

Intento de retención

También puede suceder que al mostrar de manera oficial nuestro deseo de abandonar la entidad aseguradora, esta intente que no rompamos lazos con ella ofreciéndonos algún tipo de incentivo.

En ese caso, puede comenzar un proceso de dudas. La persona interesada deberá valorar si lo que la compañía le ofrece cubre las necesidades antes no cubiertas y que eran motivo de cambio, o si, a pesar de la contraoferta, es mejor seguir adelante con la anulación como ya se había notificado.

Baja durante el tiempo de vigencia

Otro escenario que podría darse es querer darte de baja de la compañía que tienes contratada durante el tiempo de vigencia de la póliza que ya tienes pagada.

Esta situación no suele estar permitida, pero si la aseguradora lo consintiese hay que tener en cuenta que conllevará una pérdida económica. Esto es así porque si ya has pagado la prima del seguro (por ejemplo, anual) lo más probable es que esta no te sea devuelta (ni siquiera parcialmente) y, a la vez, pagues la prima del nuevo seguro.

Con lo cual, estarás pagando dos veces por asegurar un mismo periodo de tiempo.

¿Cuándo puedo cambiar de compañía de seguros de vida?

Cuando una persona contrata una póliza de vida lo hace a sabiendas de la importancia que este tiene frente a sus seres queridos en caso de fallecimiento. Por eso, puede surgir la duda de si se puede cambiar el seguro de vida o si esto es conveniente hacerlo.

Por supuesto, como cualquier tipo de seguro, es posible realizar un cambio de seguro de vida. Esto puede ser conveniente por cualquiera de las razones ya mencionadas: precio elevado, coberturas insuficientes, etc.

cuando cambio compañía seguro vida

No importa el motivo, la realidad es que ese cambio es factible siempre y cuando se sigan los pasos específicos que, en resumen, son:

  • Elegir tu nuevo seguro.
  • Consultar la póliza del seguro actual para leer las cláusulas específicas y conocer la fecha de renovación.
  • Avisar de manera escrita y por un medio oficial a la aseguradora del deseo de anulación, al menos 1 mes antes de la fecha de renovación.
  • Confirmada la baja, contrata el nuevo seguro.

Por ejemplo, si quieres cambiar tu seguro de vida, en Getlife podrás hacerlo de manera 100% online, en pocos minutos y con aprobación instantánea. Nosotros nos encargamos de todos los trámites administrativos y te asesoraremos en todo momento. Contrata tu seguro de vida Getlife ahora.

¿Puedo cambiar un seguro de vida asociado a la hipoteca?

Al solicitar una hipoteca al banco, es muy normal contratar un seguro de vida vinculado a la misma con la propia entidad bancaria. Este suele ser el camino fácil, además de que hasta el año 2019, los bancos podían establecerlo así de forma obligatoria.

Esa obligatoriedad ya no existe gracias a un cambio en la ley. Sin embargo, como decimos, en muchas ocasiones por comodidad o por desconocimiento, se sigue contratando el seguro de vida vinculado a la hipoteca con el banco sin saber que, a veces, esto implica un mayor coste.

Es por ello que debes tener claro que sí, también se puede cambiar el seguro de vida vinculado a la hipoteca de una entidad a otra y disfrutar de los beneficios de ese cambio.

Para realizar la migración, el procedimiento será el mismo que el mencionado: elegir la nueva entidad, redactar la solicitud de anulación con los datos esenciales, hacerla llegar a la aseguradora y contratar el nuevo seguro.

Pero si quieres que esto sea aún más sencillo, Getlife tiene la solución para ti: “El Cambiazo!”.

“El Cambiazo!”: Getlife te facilita cambia el seguro de vida vinculado a la hipoteca

Aunque no es un procedimiento complicado, el cambio de un seguro de vida vinculado a la hipoteca a otro puede ser un procedimiento engorroso si no se tiene la suficiente información o tiempo para llevarlo a cabo.

“El Cambiazo!” es el servicio mediante el cual tu cancelación del seguro de vida hipoteca y el cambio al de Getlife será un “visto y no visto” para ti. ¿Por qué? Porque Getlife se encargará de todo el proceso.

Bastará que facilites tus datos y consentimiento, y el resto del proceso de cancelación quedará en manos de Getlife. Además, el nuevo seguro entrará en vigencia cuando el anterior ya no te esté cubriendo. De esa manera te ahorrarás el pagar por dos seguros a la vez durante un mismo periodo de tiempo.

Y como extra: con Getlife no tendrás que preocuparte por la permanencia, ¡no existe!

Como hemos visto, atender a las fechas e informar correctamente serán las claves para lograr un cambio de compañía de seguros sin problemas. Eso sí, si lo que quieres es cambiar tu seguro de vida, no dudes que en Getlife encontrarás toda la ayuda que necesites.

Calcula tu precio

Asegúrate en 2 minutos 100% online, aprobamos tu solicitud de forma instantánea. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *